La Correcta Definición del Inmueble es Fundamental en tu Contrato de Arrendamiento

Definicion Inmueble
Una de las cosas más importantes que Macario (el arrendatario) buscaba para rentar una casa donde vivir era que estuviera muy bien ubicada. Obvio, todos queremos vivir en una buena colonia… o al menos, en la mejor colonia o fraccionamiento que nuestro presupuesto nos permita. Por ello, cuando Macario buscó una cada para rentar, puso mucha atención en la descripción y definición del inmueble.

Por su parte, Dora (la arrendadora) siempre supo que para poder rentar bien rentada su casa, tenía que describirla lo mejor posible en los anuncios que publicó en el periódico e Internet. Solo así, quien estuviera buscando un inmueble para rentar podría interesarse en su casa.

Ese mismo cuidado lo puso Dora al definir su inmueble en el contrato de arrendamiento que firmo con Macario.

La definición del inmueble es fundamental

Entrando en materia, uno de los elementos más importantes de cualquier arrendamiento es la cosa que da en renta. Esa cosa puede ser un mueble o un inmueble. En este artículo nos daremos por sentado  que la “cosa” es un bien inmueble.

Diccionariojuridico.mx nos dice que el arrendamiento es un “contrato mediante el cual una parte, llamada arrendador, se obliga a transferir de modo temporal el uso o goce de una cosa a otra parte, llamada arrendatario, quien a su vez se obliga a pagar por ese uso o goce un precio cierto y determinado“.

Por ello, definir claramente la cosa que se da en arrendamiento es fundamental para la existencia misma del contrato y para que no haya lugar a dudas entre las partes.

Cuando se trata de un inmueble independiente – por ejemplo una casa – generalmente resulta fácil identificar claramente el bien arrendado… normalmente basta con señalar la calle, número, colonia y ciudad en la que se encuentra.

Pero… hay ocasiones en las que puede no ser tan sencillo hacer la definición del inmueble.

Imagina una plaza comercial con cientos de locales.

En este caso, estarías ante un inmueble (la plaza comercial) en la que existen diversos bienes que pueden ser rentados. En una situación, no basta decir que el bien que se arrienda es el que se encuentra en al calle X, número Y de la colonia Z.

Para identificar el inmueble habrá que mencionar el número de local que es objeto del arrendamiento.

Cosa similar pasa cuando lo que se pretende rentar es un departamento ubicado dentro de un edificio.

¿Y qué pasa con las áreas comunes?

Cuando el inmueble que se renta es un local comercial dentro de la plaza o un departamento dentro de un edificio, es común que como parte del arrendamiento, se le de acceso al arrendatario a las “áreas comunes” del inmueble mayor.

Es importante que en tu contrato de arrendamiento también se trate con cuidado el tema de las áreas comunes, ya que éstas representan un espacio de concurrencia con terceros.

Además, generalmente el arrendatario también tiene la obligación contractual de pagar una cuota de mantenimiento para la buena conservación de las áreas comunes. En un caso así, puedes optar por cobrar la cuota de mantenimiento como parte de la renta mensual o bien, por separado.

¿Y si se trata de un bien mueble?

Finalmente, si el bien arrendado fuera un bien mueble – por ejemplo un coche, un camión o un montacargas – también es es importante definir correctamente la cosa… es mas, yo diría que es aún más importante que la definición de lo que se renta sea más detallada.

Cuando lo que se renta es un mueble, procura especificar marca, modelo, número de serie, año de fabricación, si tiene o no accesorios que puedan ser desmontados o sustituidos, etc. Es decir, incluye todo lo que sea necesario para que no haya lugar a dudas de qué cosa se rentó.

Mi sugerencia…

Como dice el dicho… mas vale sobradito que faltadito, así que a la hora de hacer la descripción y definición del inmueble en tu contrato de arrendamiento, toma todas las precauciones para que dicha definición del inmueble sea lo mas clara y concisa posible.