Cuidado con los Negocios entre Amigos

Ayer me llamó un conocido para pedirme una opinión… estaba preocupado.

Resulta que hace tiempo inició un negocio con unos amigos de el… traían una buena idea y, obvio, estaban entusiasmados.  Como muchas veces pasa, platicaron y se pusieron de acuerdo y le dieron para adelante. Nunca firmaron nada.  Error.

Pasó algo de tiempo y el negocio no fue tan bien como esperaban.  Platicaron.  Se pusieron mas o menos de acuerdo.  Continuaron.

Pasó mas tiempo aun y el negocio definitivamente cerró.  Platicaron.  No se pusieron de acuerdo.  Iniciaron los problemas entre ellos.

Te suena familiar?  A mi si.

Según mi conocido… dentro de las platicas intermedias entre los “socios”, acordaron que ciertos activos que se habian comprado serían de uno y otros de otro y asi… pero una vez cerrado el negocio, tal parece que esas promesas se olvidaron y ahora cada quien esta reclamando lo que, segun el, le corresponde.

Lo peor de todo es que ya hubo amenazas de acciones legales por robo, fraude, abuso de confianza, etc.

La Moraleja

Ya lo he comentado antes y lo vuelvo a hacer… desgraciadamente, en México no tenemos cultura de lo legal y de menos aun de la prevención legal… a los abogados nos ven como un gasto, como algo que solo es necesario cuando ya se tiene el problema y la precupación encima.

Mi recomendación es y siempre será… cuando pretendas inciar un negocio, hazlo bien desde el principio… constituye una sociedad merecantil que te proteja legalmente, que proteja tus bienes personales y que deje claro qué es de quién y que no lo es.  Te aseguro que los (no mas de) $10,000 pesos mexicanos que se gasten serán una buena invesión… al menos en traquilidad y formalidad.

Si deciden no constituir una nueva sociedad mercantil y vas a aportar algo a la empresa, al menos, pide que los socios te firmen un acuse de recibo para que quede claro que eso es tuyo.

Recuerda que las palabras se las lleva el viento y que “papelito habla”.