Zapatero a tus Zapatos… Abogado a tus Contratos… Parte 1

frustration 01

El título de este artículo es un refrán muy popular y, creo yo, muy atinado.  Son los abogados los que deben dedicarse a la redacción de los contratos de sus clientes pero, en la práctica, es muy común que el empresario redacte sus propios convenios y acuerdos comerciales…. Lo anterior con los riesgos legales que ello implica.

Si bien es cierto que una misma persona puede tener conocimientos, incluso avanzados, sobre diversas materias, no se puede negar que un arquitecto es el experto para diseñar una construcción, un contador es el experto en el registro de operaciones económicas y un abogado es el experto en temas legales.

Los Riesgos:

Se preguntarán… cuáles son los riesgos de que una persona que no es abogado redacte y/o revise un contrato?

1.- Contratos/Cláusulas Vagas: En mi experiencia, el riesgo más grande que tiene cualquier empresario que se “ahorra” los servicios de un abogado transaccional es que los contratos que sean vagos.  A qué me refiero?  Simple.  Un contrato (o pensemos más específicamente, una cláusula) es vaga cuando el mismo, aunque estable, e lo general, el acuerdo entre las partes, no precisa con el detalle suficiente el qué, cómo y cuándo de los derechos y obligaciones entre las partes.  Recordemos que para que cualquier obligación establecida en un documento esté bien estipulada, dicha obligación debe contener los elementos de tiempo, modo y lugar, ya que de lo contrario, el obligado tendrá “excusas” para defender su incumplimiento ante los tribunales (en un caso extremo).

2.- Obligaciones Imperfectas: Otro de los riesgos que en mi experiencia enfrentan los empresarios al no utilizar los servicios de un abogado es que las obligaciones queden “imperfectas”.  Por imperfectas me refiero a que queden sin sanción.  Yo soy partidario del establecimiento de penas convencionales en los contratos ya que es la forma más objetiva de darle certidumbre a las partes respecto de las consecuencias del incumplimiento.  Si bien la ley establece, como regla general, que la parte afectada por el incumplimiento de la otra tendrá derecho al reclamo de los “daños y perjuicios” correspondientes, la verdad es que es dificilísimo lograr la declaratoria de un de los verdaderos daños y perjuicios y, por ende, resulta más sencillo que las partes establezcan, desde un inicio, los montos a pagarse en caso de incumplimiento.

3.- Obligaciones Inejecutables: Adicionalmente, he visto en muchos contratos que las partes, por su desconocimiento del derecho, pretenden establecer obligaciones inejecutables.  Un ejemplo clásico es cuando una persona pretende obligar a un tercero; esto en derecho es inadmisible (salvo que se cuente con un poder para ello).  A manera de ejemplo: “A” (vendedor) y “B” (comprador) firman un contrato de distribución y en él, “A” establece que en caso de defectos en los productos, “B” deberá reclamar dichos defectos a “C” ya que es quien le vendió los productos a “A”.  Recordemos, en el ejemplo, que el vínculo jurídico únicamente se forma entre “A” y “B”!

En el siguiente artículo abordaré algunos riesgos adicionales que considero deben ser abordados en un contrato.

Como siempre, quedo a tus órdenes en el (81) 8399-0579 para apoyarte en cuanto a lo legal de tu empresa.  Échame una llamada.  Saludos.

Jorge Mafud.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

7 comentarios
  1. Esther Gasca
    Esther Gasca Dice:

    Excelente a mi me encanta darle mucho detalle a los contratos y no dejar que haya duda alguna.
    Sin embargo yo si tengo una duda respecto a las empresas o comercios ubicados bajo cables de tensión o cercanas a centros de subsidio de electricidad: que reglamentos aplican a nivel federal y quien es competente para conocer de permisos en sus operaciones, espero su atenta respuesta a mi mail personal.
    Atte. Lic. María Esther Gasca Yerena

    Responder
  2. Cesar
    Cesar Dice:

    El problema también Jorge, es que en mi caso, me he encontrado muchos contratos elaborados por abogados (evidentemente no voy a generalizar), que utilizan un gran hombre (machote) para la elaboración de algunos contratos basados en contratos elaborados con algunos clientes previos… “ahorrando” un poco de esfuerzo y trabajo… pero que lamentablemente perjudican al cliente “nuevo”, por algunas referencias a artículos de estados diferentes al que debieran aplicar… me he encontrado contratos entre dos empresas que, en alguna cláusula del cuerpo del famoso contrato, invocan a una 3era! (que resulta ser una de las partes en un contrato anterior).

    En fin, el caso es que… efectivamente, todo empresario debe hacerse llegar de los servicios de los profesionales en cada área.

    Es más, para tomar sus decisiones, las debe tomar en conjunto con sus especialistas EN LA MISMA REUNION, precisamente para que ahí mismo se puedan ver los pros y contras de alguna decisión que pudiera no ser tan buena en el terreno del otro especialista…

    ejemplos:

    Contratos laborales, con planes de previsión social que excedan los límites permitidos por las disposiciones fiscales.

    Creación de empresas satélite a una propia entidad que a la hora de la práctica real, resultará en un embrollo administrativo que nada más generará carga administrativa y al poco tiempo podría generar un descontrol interno por no amarrar bien todos los hilos desde el principio.

    En fin, buen artículo amigo! Que estés bien!
    Saludos desde Tampico!

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] la primera parte de este artículo (que la encuentras aquí), mencioné 3 riesgos que tiene cualquier empresarios por redactar contratos sin la asesoría de un […]

  2. […] Zapatero a tus Zapatos… Abogado a tus Contratos… Parte 1 « Abogados de Empresa en Monterrey, Nu… mafudabogados.wordpress.com/2009/10/05/zapatero-a-tus-zapatos-abogado-a-tus-contratos-parte-1 – view page – cached El título de este artículo es un refrán muy popular y, creo yo, muy atinado. Son los abogados los que deben dedicarse a la redacción de los contratos de sus clientes pero, en la práctica,… (Read more)El título de este artículo es un refrán muy popular y, creo yo, muy atinado. Son los abogados los que deben dedicarse a la redacción de los contratos de sus clientes pero, en la práctica, es muy común que el empresario redacte sus propios convenios y acuerdos comerciales…. Lo anterior con los riesgos legales que ello implica. (Read less) — From the page […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *