La Regulación Legal del Comercio Internacional.

El artículo siguiente fue publicado en la edicion del mes de marzo de la revista “Transforma” que edita la Cámana de la Industria de la Tranformación de Nuevo León (“Caintra“)… por su tema, me parece importante incluirla en la página.

 

“El comercio internacional, como todo toda actividad, tiene sus reglas y lo legal no es la excepción.  Exportar productos es un logro muy importante para las empresas mexicanas ya que denota que su calidad esta, por lo menos, al nivel de las extranjeras, y por eso dichos mercados están interesados en adquirirlos.  Entrar al comercio internacional es, por si solo, un gran éxito!

 

Cuál es la regulación legal de las operaciones comerciales cuando las partes son personas de diferentes países?  Para normar el comercio internacional, en 1980, se creó la Convención de la Naciones Unidas sobre los Contratos de Compraventa Internacional de Mercaderías (la “Convención”), cuyo fin es la adopción de normas uniformes para las compraventas internacionales de mercaderías, para así contribuir a la supresión de los obstáculos con que tropieza el comercio internacional y promover su desarrollo.  México, a partir de 1989, se adhirió a la Convención haciéndola parte del derecho mexicano. 

 

Saber, en lo general, cómo funciona la Convención debe ser del interés de todo empresario que exporte o importe, ya que la Convención aplica por regla general, salvo que expresamente sea rechazada su aplicación.

 

La Convención cubre muchos puntos pero algunos de los más importantes son:

 

  • La compraventa no tendrá que celebrarse ni probarse por escrito ni estará sujeto a ningún otro requisito de forma;  el solo entendimiento entre las partes respecto de lo que se quiere comprar, su precio, condiciones de entrega, etc., forma el contrato y lo hace válido.

 

  • En caso de disputa se tomarán en cuenta, incluso, las negociaciones previas al cierre del contrato, es decir, toman gran relevancia las comunicaciones previas (ejemplo, los correos electrónicos). 

 

  • La Convención, basado en el derecho americano, contempla la formula de la oferta y aceptación, también conocida como la “batalla de las formas”; la propuesta de celebrar un contrato constituirá la “oferta” y el destinatario de la oferta podrá aceptarla o no.  En caso de aceptarla, se configura el contrato. 

 

  • En caso de hacerse una “contraoferta”, el que fuera destinatario se convierte en oferente y así sucesivamente. Si la oferta contiene una fecha de vigencia, aquella no podrá ser revocada en fecha anterior.  La aceptación, por su parte, podrá ser expresa o tácita. 

 

  • Las compraventas de mercaderías para uso personal, familiar o doméstico, entre otros supuestos, no son sujetas a la Convención, pero aquella con fines comerciales si.

 

  • Salvo pacto en contrario, la obligación del vendedor es entregar la mercancía en sus instalaciones o bien al primer transportista para que éste, a costa del comprador, la transporte.

 

  • Salvo pacto en contrario, el vendedor no tiene obligación de asegurar la mercancía.

 

  • Por regla general, la mercancía deberá ser apta para los fines que ese tipo de mercancía se usa comúnmente (garantía de aptitud para un fin particular).

 

  • Por regla general, el vendedor será responsable de la conformidad de la mercancía con el contrato, aun cuando dicha falta se manifieste después de la entrega, siempre que se haga en un plazo razonable.

 

  • En caso de incumplimiento del vendedor, el comprador, entre otras, (a) podrá exigir el pago de daños y perjuicios, (b) no perderá el derecho de exigir indemnización aunque ejerza otros derechos, (c) podrá exigir el cumplimiento forzoso, (d) podrá exigir la reparación o la entrega de otras mercancías se cumplan con la calidad acordada y (e) podrá rebajar del precio la cantidad proporcional en caso de que la mercancía no cumpla con lo acordado.

 

  • El comprador, salvo pacto en contrario deberá (a) pagar el precio en el establecimiento del vendedor y (b) pagar contra entrega de la mercancía.

 

  • La Convención regula también temas sobre la recepción de la mercancía, sobre la transmisión del riesgo de pérdida de la mercancía, sobre el pago de los daños y perjuicios, el pago de intereses moratorios, entre otros.

 

Algo importante a considerar es, en caso de conflicto, donde se llevaría la demanda?  Esto no lo contempla la Convención pero, siguiendo las reglas generales del derecho, tendríamos que, salvo que en el contrato se hubiere establecido un lugar para el trámite de la demanda, los tribunales competentes serán los del domicilio del demandado.

 

Otro tip importante es que, al negociar con extranjeros, en caso de recibirse una comunicación tal como un email, éste no se deje sin contestar, ya que más vale ser claro y decir, “no estoy de acuerdo” que dejar temas sobreentendidos.

 

El comercio internacional trae implícitos grandes beneficios pero siempre será conveniente tomar las precauciones debidas para dichos beneficios no sean empañados por un conflicto que afectaría gravemente a la empresa.”

 

Como siempre, quedo a tus órdenes para cualquier duda o comentario.  También te recuerdo que puedes suscribirte al Newsletter de Mafud Abogados para recibir éstos artículos directamente en tu correo.

 

Jorge Mafud

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *