La Prenda como Garantía de Obligaciones de Pago.

Una de las formas en la que un acreedor puede garantizar el cumplimiento de pago por parte de su deudor es mediante la formalización de una prenda.  La prenda, en derecho, es la contrapartida de la hipoteca, toda vez que la hipoteca se constituye sobre bienes inmuebles mientras que la prenda se constituye sobre bienes muebles.

 

La Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito (la “Ley”) en su artículo 334, establece de qué forma puede constituirse la prenda, que puede ser (a)  por la entrega al acreedor, de los bienes o títulos de crédito, si éstos son al portador, (b) por el endoso de los títulos de crédito en favor del acreedor, si se trata de títulos nominativos, y por este mismo endoso y la correspondiente anotación en el registro (como sucedería en el caso de las acciones de sociedades), (c) por la entrega, al acreedor, del título o del documento en que el crédito conste, cuando el título o crédito materia de la prenda no sean negociables, con inscripción del gravamen en el registro de emisión del título o con notificación hecha al deudor, según que se trate de títulos o créditos respecto de los cuales se exija o no tal registro, (d) por el depósito de los bienes o títulos, si éstos son al portador, en poder de un tercero que las partes hayan designado y a disposición del acreedor, (e) por el depósito de los bienes, a disposición del acreedor, en locales cuyas llaves queden en poder de éste, aun cuando tales locales sean de la propiedad o se encuentren dentro del establecimiento del deudor; (f) por la entrega o endoso del título representativo de los bienes objeto del contrato, o por la emisión o el endoso del bono de prenda relativo, (g) por la inscripción del contrato de crédito refaccionario o de habilitación o avío y (h) por el cumplimiento de los requisitos que señala la Ley General de Instituciones de Crédito, si se trata de créditos en libros.

 

Por otro lado, existe también, en el artículo 346 de la Ley, la “prenda sin transmisión de posesión” que es la que constituye un derecho real sobre bienes muebles que tiene por objeto garantizar el cumplimiento de una obligación y su preferencia en el pago, conservando el deudor la posesión de tales bienes.

 

Ahora bien, para la formalización de la prenda sin transmisión de posesión es necesaria la celebración de un contrato donde se establezca claramente cuál es la obligación que se garantiza y cuál es el bien mueble que sobre el que se constituye la garantía prendaria. 

 

Cabe mencionar que la prenda, por ser un contrato accesorio, requiere de la existencia previa de un contrato principal que, en todo caso, establezca la obligación del deudor frente al acreedor.

 

Por otro lado, también es importante mencionar que el hecho de que se dé un bien en prenda, no significa que el acreedor se convierte automáticamente en propietario del mismo.  Así, el artículo 341 de la Ley establece un procedimiento breve y sumario a favor del acreedor que tiene en su haber un crédito vencido en contra del deudor y que, por ello, puede proceder en contra de los bienes dados en prenda.  Dicho procedimiento consta de tres fases, consistentes, la primera, en la solicitud del acreedor al Juez para que autorice la venta de los bienes dados en prenda; la segunda, en la admisión de la petición de la venta y la notificación al deudor para que dentro del término de tres días se oponga a la misma exhibiendo el importe del adeudo y, la tercera, en la autorización de la venta, por el Juez, en caso de que el deudor no se hubiera opuesto a ella.

 

La prenda, como todas las figuras jurídicas, tiene diversos puntos a favor y en contra y, sobre todo, diversos puntos que, para el caso de que se pretenda constituir, deben ser checados por un abogado para estar seguros que la garantía se otorga correctamente.

 

No olvides que puedes suscribirte al Newsletter de Mafud Abogados para recibir, directamente en tu correo, los artículos que aquí se publican.

 

Quedo, como siempre, en espera de tus comentarios.  Saludos.

 

Jorge Mafud.

6 comentarios
  1. Tatiana
    Tatiana Dice:

    Estimado Jorge
    escribo desde Ecuador, quisiera saber si en la legislación de tu país o si conoces de otro, en el cual se permita que en el contrato de prenda comercial (para garantizar un crédito específico, generalmente sobre mercadería, inventarios, etc. que permanece en poder de un tercero depositario) se especifique que la prenda sobre determinada cantidad de bienes por un monto específico, puede solicitarse se cambie o aumente la cantidad de dichos bienes dependiendo su valor, pero que siempre llegue a costar el monto especificado en la prenda dependiendo de su avaluo.
    no se si me hice entender, pero es como si prendo 10 sacos de arroz por mil dólares, si mañana baja el saco de arroz a la mitad, lo que me entregarán para remate en caso de juicio serán 20 quintales para que llegue a los mil dolares por el cual se constituye la prenda.
    A mi criterio eso no es correcto porque lo que prendo es un bien que tiene un valor específico al momento del contrato y no una cantidad de dinero expresada en una cantidad de bienes.
    Gracias tu valiosa ayuda

    Responder
  2. César H. Santizo
    César H. Santizo Dice:

    Estimado Lic. J. Mafud:
    De ser posible, deseo conocer su opinión con respecto a cuatro pagarés únicos, que endosamos como representantes legales de una empresa, a favor de una Unión de Crédito, como garantía de cobro de un préstamo recibido, que se utilizó en la construcción de viviendas. Dichos documentos se derivan de la operación mercantil por la construcción de las casas de los deudores; en consecuencia, hemos informado y solicitado a los deudores por escrito, en papel con membrete de la empresa y firmado por representante legal, lo siguiente: 1. La razón del endoso. 2. Las diferentes alternativas para efectuar los pagos a favor de la Unión de Crédito, a partir de cierta fecha y determinado número de mensualidad (transferencia electrónica de fondos, depósito en cuenta de cheques o entrega de cheque en las oficinas de la Unión de Crédito) 3. Las cartas fueron enviadas y entregadas a los deudores en mano, por mensajería certificada (DHL), de la cual hay constancia.
    En respuesta, hemos recibido de uno de los deudores lo siguiente:
    “Solicitamos se realice dicha notificación de manera formal, dado que el documento
    recibido no tiene ninguna validez jurídica ni probatoria de tal endoso, así mismo no
    refiere que tipo de endoso se esta realizando. De igual manera, tampoco hace mención a
    la forma en que se intercambiaran los recibos por dichos pagos, que en principio no
    estaban condicionados a un horario especifico, más si a un día.
    De no contar con el documento que acredite a UNION DE CREDITO, S.A. DE C.V. como endosatario y bajo que términos legales en
    materia civil y mercantil queda este último, procederemos a consignar ante un juez los
    pagos indicados, como se estipulo en el contrato
    de construcción celebrado.”

    Nos gustaría conocer su opinión al respecto.
    Gracias anticipadas.

    Responder
  3. Sofia
    Sofia Dice:

    Buenas tardes:

    Tengo una duda, quisiera si la patente de ganado sirve como pago de garantia de un credito.

    Esperando su respuesta

    Muchas gracias

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *