Licitaciones Públicas; Medios de Defensa.

Hola, esta vez quiero abundar un poco mas respecto a un tema que toqué hace algún tiempo, las licitaciones públicas.  En esta ocasión, me enfocaré a ciertos criterios que el Poder Judicial de la Federación ha emitido respecto de las “inconformidades”, que son los medios de defensa al alcance de los licitantes que pretendan impugnar el procedimiento de licitación por considerar que este no se encuentra apegado a derecho.  Al respecto considero relevante que:

 

a)     “…los requisitos necesarios para garantizar la defensa del gobernado antes de un acto de privación, los cuales de manera genérica se traducen en: 1) la notificación del inicio del procedimiento y sus consecuencias; 2) la oportunidad de ofrecer y desahogar las pruebas en que se finque la defensa; 3) la oportunidad de alegar; y 4) el dictado de una resolución que dirima las cuestiones debatidas. En ese sentido, se advierte que para respetar dichas formalidades, las leyes procedimentales deben prever instancias, recursos o medios de defensa que permitan a los gobernados imponerse de los actos a impugnar, preparar su defensa y rendir pruebas y alegatos dentro de los plazos previstos en la ley. En consecuencia, el artículo 65 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público viola el artículo 14 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, porque si bien es cierto que prevé el derecho de los particulares para promover inconformidades contra la convocatoria, las bases de licitación y la junta de aclaraciones, que sólo podrán presentar dentro de los diez días hábiles siguientes a la celebración de la última junta de aclaraciones, también lo es que tal plazo se hace nugatorio al obligar al licitante a que en el momento en que dicha junta se celebre, objete fundadamente los actos que considere ilícitos dando los argumentos y razones jurídicas que sustenten su objeción, es decir, la oportunidad para imponerse del acto y preparar los elementos para sostener su ilegalidad se ciñe al momento en que se celebra esa junta, so pena de desechar la inconformidad presentada, lo cual deja al particular en estado de indefensión” (Jurisprudencia),

 

b)     “…de modo que si [los licitantes] no hacen uso de ese derecho, es válido concluir que no pueden inconformarse después contra dichas bases mediante el recurso de inconformidad previsto en el artículo 65 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público, ya que se entenderá que no tuvieron inconvenientes o dudas sobre las bases o sus modificaciones, lo que motiva a que más adelante no puedan rebatir o controvertir esas determinaciones”,

 

c)     “…si la demanda de nulidad se endereza en contra de la resolución del recurso administrativo de revisión promovido a su vez contra la resolución de una inconformidad relacionada con un procedimiento de licitación, debe entenderse que deriva de un procedimiento regulado por la mencionada Ley Federal de Procedimiento Administrativo y, por tanto, en su contra puede ejercitarse la acción [de nulidad] correspondiente que, atendiendo a la interpretación concatenada de las fracciones XIII y XIV del artículo 11 de la ley orgánica [del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa] citada, lo es la demanda de nulidad ante el referido tribunal administrativo…”

 

d)     “…contra la resolución dictada por la contraloría en el recurso de inconformidad [de conformidad con la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público], se podrá interponer el recurso establecido en la ley federal de referencia, o impugnarla ante las instancias jurisdiccionales competentes [es decir, ante el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa]…”

 

Como lo podemos ver de los criterios anteriores, los licitantes que consideren que el procedimiento se ha llevado a cabo en contravención a la ley o a las bases de licitación, cuentan con diversos medios de defensa que son la “inconformidad”, el “recurso de revisión”, el “juicio de nulidad” y, finalmente, el “amparo”.  Ahora, para la procedencia de dichos medios de defensa legal, es fundamental que se estudien los argumentos que se planean plantear y, además, se consideren los tiempos para su promoción ya que las leyes establecen claramente cuando se deben promover para que dichos medios de defensa sean procedentes; hacerlo fuera de tiempo, hace que el licitante pierda su oportunidad a la defender sus derechos.

 

Como siempre, quedo en espera de tus comentarios.  Saludos!

 

Jorge Mafud.

2 comentarios
    • Jorge Mafud
      Jorge Mafud Dice:

      Pues mira que casualidad… me lo piratearon pero no hay problema… lástima que no pusieron el link a mi página. Desgraciadamente esta es la cultura de la legalidad (entiéndase del no respeto a lo dereechos de autor) que tenemos en México. Saludos.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *