Poderes; Algunos Criterios del Poder Judicial Federal.

En este post quiero abundar un poco mas respecto del tema de los poderes otorgados por sociedades, temas que han sido tratados anteriormente mediante los artículos “Los Poderes Otorgados por Sociedades” y “Poderes Otorgados y/o Revocados por Asambla de Socios o por los Administradores”.  En esta publicación, estoy agregando extractos de diversas tesis y jurisprudencias emitidas por el Poder Judicial de la Federación al respecto:

a) “El artículo 10 de la Ley General de Sociedades Mercantiles regula la representación de las sociedades y lo relativo a los poderes, imponiendo como obligaciones de los notarios públicos en la protocolización de actas que contengan poderes otorgados por las sociedades mercantiles, ya que señala que para reconocerles validez, es necesario que hayan relacionado, insertado o agregado al apéndice de certificaciones, entre otros documentos, los que acrediten las facultades del órgano social que acordó el otorgamiento del poder, conforme a los estatutos de la sociedad…tratándose de la revocación de poderes, los numerales 10, 145, 149, 162 y 194 de la aludida legislación no exigen que el acta de asamblea donde consta sea protocolizada ante notario para que surta efectos jurídicos, por lo que aun cuando sea un documento de carácter privado, lo acordado en ella surte efectos desde luego, incluso antes de su protocolización, mientras su autenticidad no sea desvirtuada en juicio…”

b) (Jurisprudencia) “De los artículos 10 y 149 de la Ley General de Sociedades Mercantiles se advierte que corresponde a los administradores o al administrador único la representación de la sociedad mercantil, quienes pueden conferir poderes en nombre de ésta; sin embargo tales facultades están sujetas a lo expresamente establecido en la ley y en el contrato social, y particularmente condicionadas a las decisiones de la asamblea general de accionistas…”

c) (Jurisprudencia)…cuando es la asamblea de socios, en manifestación de la voluntad de sus integrantes, quien otorga el poder es innecesario que se acredite con los estatutos que dicho órgano cuenta con facultades para ello, porque no se trata de una facultad delegada -como sería el caso en que el poder fuera otorgado por el órgano de administración- sino del ejercicio directo de esa facultad, por la propia sociedad mercantil; máxime si el artículo 78 de la Ley General de Sociedades Mercantiles señala que la asamblea de socios tiene facultades amplias de autodeterminación de la sociedad mercantil, entre otras, las de nombrar y remover a los gerentes, modificar el contrato social e, incluso, decidir sobre la disolución de la sociedad; pues en esos términos, si las facultades de la asamblea de socios son tan amplias que sus decisiones pueden repercutir, incluso, en su subsistencia o insubsistencia, con mayor razón aquélla puede decidir lo relativo al nombramiento de apoderados, siendo aplicable al respecto el principio jurídico consistente en que “quien puede lo más puede lo menos”

d) “La Ley General de Sociedades Mercantiles establece, para el ejercicio de las facultades de representación, regímenes distintos, tratándose del administrador o del gerente de una sociedad mercantil. En relación con el administrador, conforme lo dispone el artículo 10 de la citada legislación, puede realizar de manera ilimitada todas las operaciones inherentes al objeto de la sociedad, salvo las que se encuentren expresamente restringidas en la ley o en la escritura correspondiente; por tanto, dichas facultades le devienen directamente de la ley, sin más limitaciones que las ya referidas. Por otra parte, el gerente de una sociedad mercantil, contrariamente al administrador, se encuentra sujeto sólo a las facultades que de manera expresa se le confieran, según ordena el artículo 146 de la citada ley mercantil…”

e) “Para acreditar la personalidad de las personas morales, no basta que en el instrumento notarial se acredite que quien otorga el mandato tiene poder general para pleitos y cobranzas, actos de administración y de riguroso dominio, otorgados por la asamblea de accionistas y/o por el consejo de administración, ya que es necesario se acredite que dicho otorgante está autorizado para substituir ese poder en favor de alguna otra persona y, en su caso, para revocar algún otro existente, facultad ésta que debe constar, necesariamente, en el instrumento notarial correspondiente

f) “…únicamente el administrador o administradores (consejo de administración) de las sociedades mercantiles tienen la representación de las mismas, de manera que sólo ellos y los gerentes podrán conferir poderes en nombre de ellas, si han sido facultados para esto en el pacto social; y el presidente del consejo de administración exclusivamente tiene la representación de este órgano directivo para la ejecución de actos concretos cuando el mismo omita designar un delegado especial para realizarlos; en esas condiciones, ha de entenderse que este último, por sí solo, no tiene la representación legal de la sociedad, ni por la mera designación goza de atribuciones para otorgar mandatos a nombre de ella, de suerte que para poder celebrar esos actos jurídicos es indispensable que lo autorice expresamente el pacto social o la asamblea general de accionista, o que el consejo de administración…”

g) Los poderes generales amplísimos deben inscribirse en el Registro Público de la Propiedad y del Comercio, en términos del artículo 21, fracción VII, del Código de Comercio, pero únicamente para que surtan sus efectos contra terceros, así se desprende del artículo 26 del cuerpo de leyes en cita, al prevenir que los documentos que conforme a la ley deban registrarse y no se registren, sólo producirán efectos entre los otorgantes, pero no podrán producir perjuicios a terceros, los cuales si podrán aprovecharlos en lo que les fuere favorable…”

Ojalá que estos criterios del Poder Judicial de la Federación les parezcan interesantes.  Por favor, háganme llegar sus comentarios, sugerencias o dudas… Recuerda que te puedes suscribir para recibir, directamente en su correo, las actualizaciones de esta página!  Muchas gracias y saludos.

Jorge Mafud.

3 comentarios
  1. elena
    elena Dice:

    Exite alguna jurisprudencia que haga alusión a la no obligatoriedad de la inscripción en el RPC respecto de los poderes conferidos o cargos otorgados a personas, debido a que es potestativo de la sociedad hacerlo y por consecuencia tiene efectos contra terceros?

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] poder corre los riesgos del incumplimiento del contrato [artículos sobre poderes: este, este, este y […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *