Regla General para la Mora

Con relación a los contratos y la forma de hacerlos valer, es de suma importancia que se consideren diversos aspectos.  Uno de los aspectos importantes y trascendentales a tomarse en cuenta es el relativo a la mora por el incumplimiento del deudor en cuanto a sus obligaciones.  Considerando que la voluntad de las partes es la ley suprema en cuanto a los contratos mercantiles y civiles (con algunas excepciones), es importancia que en el contrato se establezcan tanto el lugar donde deben cumplirse las obligaciones como el momento en que el incumplimiento causa la mora. 

 

Tomemos el siguiente criterio del Poder Judicial de la Federación, publicado apenas este mes de Agosto del 2008, que establece que la regla general es que el pago de una obligación debe hacerse en el domicilio del deudor, salvo que las partes convengan otra cosa o lo contrario se desprenda de las circunstancias, de la naturaleza de la obligación o de la ley.  Ahora bien, cuando no se pactó lugar de pago en el contrato respectivo ni lo contrario derive de la naturaleza de la obligación o de la ley, para que el deudor se constituya en mora debe ser requerido en su domicilio por el acreedor porque esto es una condición, requisito o elemento de la procedencia de la acción rescisoria.  Es decir, por regla general, no basta que estén señalados en el contrato los domicilios de las partes en que puedan ser notificadas para los efectos del cumplimiento del mismo porque el lugar de pago de las obligaciones debe pactarse de modo expreso.  En caso de no haber pacto expreso opera la regla general en supletoriedad de la voluntad de las partes, para establecer que el lugar de pago es el domicilio del deudor, lo que arroja para el acreedor la carga de probar que previo a la presentación de la demanda requirió el pago al deudor para demostrar la mora y que la acción rescisoria sea procedente.

 

Como podrán ver, al no redactarse el contrato de que se trate con sumo cuidado y cubriendo los aspectos mencionados en el párrafo anterior, la mora del deudor no se tendrá por iniciada sino hasta que el acreedor le requiera al deudor en el domicilio de éste último.

 

Como siempre, quedo a tus órdenes para cualquier duda, comentario o sugerencia.

 

Saludos.

 

Jorge Mafud

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *